Testosterona en mujeres ¿cuál es su función?

Si eres de los que piensa que la testosterona es una hormona exclusiva de los hombres, te sorprenderá saber que no es así, ya que también está presente en las mujeres. Si bien es cierto que su producción es menor, no por ello su papel es menos importante. Entonces, ¿cuál es la función de la testosterona en la mujer? Ahora te lo decimos.

El ejercicio constante aumenta la cantidad de testosterona en mujeres

Estrógeno y testosterona: dos hormonas básicas

En primer lugar, has de saber que la testosterona está implicada en el funcionamiento sexual, es decir, en la regulación del apetito sexual, la excitación y el orgasmo. Además, al igual que en los hombres, interviene en el desarrollo y mantenimiento de la masa muscular y del tejido óseo. Por último, también influye en el estado anímico.

Se produce en los ovarios y en las glándulas suprarrenales, aunque su producción no es constante, sino que varía con la edad y según la etapa del ciclo menstrual. Es decir, los niveles de testosterona aumentan con la llegada de la pubertad y comienzan a disminuir a partir de los veinte años.

También se sabe que existe una relación entre estrogeno y testosterona, pues esta última participa en la síntesis de estradiol, una hormona del grupo de los estrógenos, responsables de la formación y el mantenimiento de los caracteres sexuales femeninos secundarios.

¿Cómo aumentar la testosterona en las mujeres?

Ante la pregunta ¿cómo aumentar la testosterona en mujeres?, nuestra primera recomendación (y la más común debido a los múltiples beneficios que aporta a la salud) es la práctica de algún ejercicio o deporte de manera regular.

Recuerda que existe una fuerte relación entre la testosterona y el ejercicio en la mujer. Por este motivo, algunas son reacias a practicar ejercicios de alto impacto (por miedo a desarrollar una gran musculatura).

También te recomendamos llevar una dieta equilibrada, además de la ingestión de suplementos alimenticios y el consumo específico de grasas saturadas. Algunos alimentos de origen animal y vegetal que contienen este tipo de grasas son, por ejemplo, los aceite de coco, de oliva o de kril, aguacate, cacao, productos lácteos, mantequilla y yema de huevo.

Por otra parte, algunos derivados de plantas también se consideran un buen suplemento de testosterona para mujeres. En este caso, podemos citar la ashwagandha, pues su consumo mejora la calidad ovárica de la mujer. Otras opciones pueden ser la nuez de Brasil, el jengibre o el ajo. Finalmente, la ingesta de vitaminas (vitamina A, vitamina D y el complejo B) y algunos minerales (como el zinc o el magnesio) también son clave para aumentar la producción de testosterona.

Ahora, ya sabes la respuesta a la cuestión ¿cuál es la función de la testosterona en la mujer? Esperamos que este texto te haya sido de utilidad y puedas poner en práctica estos consejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba